Nací un 31 de marzo de 1962. Tras un parto complicado conseguí salir adelante en una gran familia junto a seis hermanos más. Debido a mis resultados escolares algo irregulares, ingresé en la Armada Española a la temprana edad de quince años, y fue allí donde inicié mis primeros pinitos literarios gracias a la escritura de un pequeño diario color rojo, que me sirvió de evasión y relax en uno de los momentos más complicados de mi adolescencia.

Simpre he tenido anécdotas concernientes a la salud, lo que me ha tenido ocupado practicamente a lo largo de toda mi vida. Trabajé durante veintiseis años en dos grandes empresas multinacionales y tras la pérdida de mi madre (que me aconsejaba escribir), la aparición por sorpresa de una enfermedad de las llamadas “raras” y la publicación y gran éxito de mi primera novela “Manolín ya es un hombre” (Historia de un españolito cuarentón), he dado un giro total a mi vida, dedicando casi las veinticuatro horas del día a esta bella profesión de la escritura. Con la cual espero seguir soñando, y lo que es más importante hacer que disfrute el lector.